Más de 2,6 millones de seguidores y no logra vender 36 camisetas ¿Influencer?

 Jender Milano
3 min read

Un caso reciente disparó las alarmas de las compañías que aún tenían el número de seguidores como garantía de "influencia" para venta de productos de las divas en las redes sociales.

Se trata de Arianna Renee "Arii", una chica de apenas 18 años que decidió incursionar en el mundo de la moda con su propia marca, ERA, pero no pudo cumplir la meta exigida por la empresa que la patrocinaría previa al contrato: vender 36 camisetas.

Más de 2,6 millones de seguidores y no logra vender 36 camisetas ¿Influencer?
Photo by geralt on Pixabay

La complejidad del marketing en redes sociales

El caso de Arii no es único, las compañías que ya entendieron la complejidad del marketing en RRSS, tienen claro que millones de seguidores no garantiza millones y siquiera miles de ventas, todo tiene que ver con segmento de mercado y con un trabajo constante sobre determinada área.

Ejem: Una chica fitness con 10.000 seguidores, sobre todo si es entrenadora, puede vender más productos para tonificar que una diva con 1.000.000 de seguidores, porque su audiencia sabe que no solo tiene buen cuerpo, sino que conoce la temática.

Microinfluencers

Son los elementos claves en las estrategias modernas de mercado para productos específicos, mientras que los influencers siguen siendo buscados para campañas masivas. Con Arii no puede decirse que la chica no usó al máximo sus recursos y trató de convencer a sus seguidores de ayudarla en la meta, ella era su propia modelo y vaya que obtenía likes en cada foto, ¿entonces qué falló?

Esa pregunta debe hacérsela ella tanto como nosotros, ya que su reacción inicial fue tan fallida como tratar de culpar a sus seguidores por "no cumplirles su palabra" de comprar cuando menos una de sus prendas.

El post sobre su fracaso obtuvo casi 40.000 likes

Esto nuevamente nos muestra la complejidad del tema, la diva no alcanzó la venta de 36 franelas pero al escribir sobre su experiencia y fracaso en la meta propuesta, sus seguidores le "apoyaron" con casi 40.000 likes. Es decir, con el 0,01% de esos likes en ventas habría salvado su marca en el momento.

Pero Arii no se rindió, volvió a la carga y luego aseguró haber vendido 250 franelas, aunque no queda claro si ha terminado firmando o no el contrato con la compañía inicial. Lo cierto es que no hay nada de sencillo en el mundo de las ventas online y pensar en seguidores como clientes seguros no es algo válido de manera automática.

Por ello se conocen casos en Amazon donde algunos autores pagan para que 15 o 20 personas compren sus libros y dejen buenas reseñas, sabiendo que luego eso les traerá cientos de ventas.

Lo esencial para tener influencia real

Si eres de los que piensa o ya trabaja para llegar a ser influencer en redes sociales, te recomiendo de manera especial trabajes sobre un nicho específico, uno que manejes bien y donde puedas interactuar con conocimiento del tema con tus seguidores.

No te enfoques en sumar millones de likes por mostrar fotos bonitas o podrías terminar tirando un contrato por no vender 36 camisetas.


Responses