Trascendiendo a la mente.

José Miguel Fernández Nápoles
4 min read
Trascendiendo a la mente. – Jose Miguel Vale – WebMediums
La mente es el sistema operativo del cerebro.

El Universo ha empleado millones de años para la evolución de un Ser Racional, capaz de pensar y adelantar acontecimientos, capaz de estremecerse ante un atardecer o con el vuelo de una mariposa, sensible ante el dolor de un semejante, capaz de conmoverse con el sufrimiento de un animal herido de muerte. ¿De veras creemos que hay algo en nosotros que haya que soslayar? ¿Será apropiado y coherente que intentemos parar el flujo de pensamientos de nuestra mente y "quedarnos en blanco" para poder iluminarnos y "entrar en contacto con la divinidad que nos habita"?

Tal vez Lao Tse lo ha dicho de la forma más sencilla que se puede decir: "la única batalla que se gana es, la que no se libra" ¿vas a librar una batalla contra la maldad del mundo, contra el cáncer y el cambio climático? pues estarás focalizando fenómenos, dando una importancia relevante a algo, que en vez de atenuarlo, es posible que lo amplifique.

Es posible que la observación de lo que ocurre y tu capacidad para asombrarte, para ser curioso y humilde, sea la clave. Porque en vez de rechazar lo que es, estarás arrojando luz y por tanto haciendo consciente, de forma tal que, sea cual sea la emoción, el pensamiento o el sentimiento que ha llegado, la consciencia lo reconoce.

Te has enfadado, o te has sentido triste, preocupado, alegre, eufórico... pues vamos a ver como podríamos hacerlo consciente:

1. Noto que está en mi un nuevo pensamiento, emoción o sentimiento. Vamos a tomar una alegría por algo que ha ocurrido. Puedo disfrutar de esa alegría, reír y saltar de gozo. Un perro que ve a su amo después de varios días de ausencia, mueve la cola sin parar y salta y ladra. Lo que no puede el animal es hacerlo consciente, o sea pensar: ¡aja, estoy experimentando un sentimiento de alegría! Nosotros si podemos.
2. Respiro profundo y centro mi atención en eso, en la respiración para facilitar la calma que precede a la vibración energética, de la consciencia que se manifiesta, que es consciente de si misma.
3. Nombro el sentimiento, algo así como: esto es alegría, hay alegría en mi, y dejo que la curiosidad me invada. Me pongo alerta para vivir ese sentimiento, me dejo sorprender como si lo viviera por primera vez, noto los efectos que provoca en mi cuerpo, dónde la siento con mayor fuerza, los latidos del corazón, mi expresión, la ligereza que me invade, la sangre como fluye, el deseo incontrolable de saltar, las personas que veo en ese momento, cómo las veo, los árboles de un parque cercano, la luz del sol que da en las fachadas de los edificios. Y dejo que la humildad me cobije con agradecimiento por la magia de sentir esa emoción y el milagro de hacerla consciente. Y no es que se trate de una emoción o sentimiento positivo, puede ser también la cólera, la tristeza, la nostalgia, un pensamiento negativo que ha llegado.
4. Respiro ahora ese sentimiento, respiro profundo y con cada aspiración mi Ser Divino lo acepta, lo trasciende de forma mágica y lo vive para que no se quede en la oscuridad, sino que salga a la luz.

Es posible que la prisa no sea aliada del desarrollo de la consciencia y el proceso evolutivo de los Seres Humanos y que la paciencia, sea una de las llaves que nos permita abrir de forma paulatina, esa puerta hacia las potencialidades insospechadas que poseemos. Arrojar luz sobre nuestros procesos mentales puede llevarnos a vivir más plenamente.

Trascendiendo a la mente. – Jose Miguel Vale – WebMediums
“man petting long-coated brown dog while sitting on green grass covered ground during day time“ by freddy anca chuquihumaní on Unsplash
+0
Go to the profile of José Miguel Fernández Nápoles

José Miguel Fernández Nápoles

Member since 8 months

Cubano, emigrante en España, disfrutando de esta parte de mi vida. Compartir es mi camino.

Go to Jose Miguel Vale

Jose Miguel Vale

Publication start 8 months

Percibo que soy más que cuerpo físico, mental y emocional. No se quien soy, pero SOY MAS, MUCHO MÁS!!

Responses