¿Evolución, involución? Uso de celulares podría desarrollar un cuerno en el cráneo humano

 Jender Milano
3 min read

David Shahar, médico clínico e investigador, alertó al mundo con el anuncio producto de una investigación que le ha tomado algunos años. La protuberancia podría superar los 20 milímetros de longitud, un tamaño considerable si se toma en cuenta el lugar donde se puede desarrollar.

La Universidad de Sunshine Coast en Australia es el lugar donde se han llevado a cabo los estudios del Dr Shahar, quien con 20 años de experiencia como médico asegura que en los últimos diez años ha ido notando la presencia de este minúsculo cuerno, despertando su curiosidad científica por desarrollar una investigación al respecto.

El cuerno puede llegar a ser visible y palpable

El hueso en cuestión tiene la forma de un pequeño pico y en la investigación se comprobó que en personas calvas podría notarse la protuberancia y en la mayoría de los casos puede palparse si se toca con cuidado la zona posterior del cráneo, por encima del cuello.

¿Evolución, involución? Uso de celulares podría desarrollar un cuerno en el cráneo humano
Photo by Free-Photos on Pixabay

Datos de estudios en el año 2016

Luego de una fase de investigación previa, David Shahar llevó a cabo una serie de pruebas con 218 personas en el 2016, el resultado fue que más del 40% de las personas estudiadas tenían la protuberancia, con un tamaño promedio de 10 milímetros mientras que al menos 10% de las personas contaban con la presencia del cuerno con hasta 20 milímetros.

Con estos resultados, realizados a usuarios de smartphones entre 18 y 30 años, se obtuvieron contundentes resultados: más del 50% de usuarios habían desarrollado la protuberancia. El artículo producto de este estudio fue publicado en la prestigiosa revista Journal of Anatomy.

Rango de edad de 18 a 30 años sería el más afectado

Tal es el resultado de una posterior investigación, más amplia y que fue publicada en la revista Nature, en ella Shahar contó con 1200 personas evaluadas y logró determinar que la mayor incidencia en el crecimiento de esta protuberancia se presentaba en el rango de 18 a 30 años de edad. El estudio mantuvo la evidencia de la presencia de distintos tamaños en la protuberancia, lo cual puede tener que ver con factores individuales del organismo de cada persona, como con el ritmo/constancia en el uso del móvil.

Sin embargo, no todo está perdido, el investigador explica que la protuberancia parece ser una reacción del cuerpo por el peso de la cabeza soportada por nuestro cuello al mirar fijamente durante mucho tiempo al día la pantalla del móvil. Por tratarse de una reacción de este tipo y no de una mutación continuada entre generaciones, las personas solo deben cuidar más su postura y el tiempo frente al celular.

Aclarando la pregunta del título, no es evolución (ello llevaría cientos de miles o millones de años para un cambio fisionómico en la especie) aunque quizás si involución, no como especie pero sí como personas civilizadas que debemos aprender a controlar hábitos como pasar horas frente a una pantalla mientras existen tantas actividades sanas de provecho que disfrutar como compartir en familia.


Responses