La perfección no existe aquí.

José Miguel Fernández Nápoles
3 min read
La perfección no existe aquí. – Jose Miguel Vale – WebMediums
Arroz

Recuerdo a mi abuela poniendo un paño blanco encima de la mesa, para escoger el arroz. Separaba los granos que se habían quedado con la cáscara, las piedrecitas, las basuras.

Tal vez, igual que las labores manuales son una terapia para la mente, la labor de observar con curiosidad y asombro lo que ocurre a diario en nuestras vidas, es una terapia para el alma.

La curiosidad es una capacidad que tenemos los seres humanos, que nos invita a profundizar en lo que sucede y captan nuestros sentidos, y al entrenar para adquirir habilidad en ser curiosos, al entrenar nuestra capacidad de observar las emociones, los pensamientos, así como nuestros sentimientos más sutiles, estamos permitiendo un espacio entre esas percepciones de nuestra mente y el observador desapegado.

¿Quién observa al que piensa, al que se siente triste, alegre o entusiasmado?¿Quién se pone alerta ante esa corriente de ideas, que nos arrastra a veces sin darnos cuenta? ¿Quién está presente para observar una inconformidad o disgusto que surge ante una vivencia nuestra?

Al hacernos esa pregunta, surge un chispazo de consciencia, un entrelazarse de lo que se manifiesta, con lo no manifestado. Vamos a tratar de poner un ejemplo: supongamos que SOMOS eso que vemos en el espejo, más nuestros pensamientos, más nuestras emociones, más nuestros sentimientos. Podemos demostrar que eso existe porque lo vemos, lo tocamos, lo escuchamos, lo sentimos. A nadie se le ocurriría dudar que la alegría existe, porque en algún momento de su vida la ha sentido, ¿verdad?

Ahora supongamos, sólo supongamos, que existe también una sombra, un algo que no podemos nombrar, tocar, ver o sentir, y vamos a imaginar que es un niño que vive en nosotros, escondido, jugando, curioso, asombrado y humilde. El niño simplemente observa, y hasta ahora no es consciente de sí mismo.

Al entrenar la observación, el todo, toma consciencia, se da cuenta, que es lo manifestado, o sea el que siente, y a la vez, el niño que observa. Y esta habilidad que se va adquiriendo, trae una paz que no es de este mundo, trae un gozo que no se puede describir y en ese momento comienza a crecer la confianza en la vida, la fe en que TODO es como debería ser. En ese momento el que siente y padece, adquiere la capacidad para darse cuenta que lo que sucede en su vida, ha sido una decisión propia y no juzga, no se queja y el amor comienza a envolver todo.

La perfección no existe aquí. – Jose Miguel Vale – WebMediums
¿D.

El miedo pierde sentido y por fin el niño amoroso que SOMOS, sale de su escondite, se manifiesta y ocurre la magia de trascender lo que aparentemente creemos que somos. Gracias Universo!

+0
Go to the profile of José Miguel Fernández Nápoles

José Miguel Fernández Nápoles

Member since almost 2 years

Cubano, emigrante en España, disfrutando de esta parte de mi vida. Compartir es mi camino.

Jose Miguel Vale

Publication start almost 2 years

Percibo que soy más que cuerpo físico, mental y emocional. No se quien soy, pero SOY MAS, MUCHO MÁS!!

Responses