Listen to this story

--:--

6:20

6 hábitos dañinos que perjudican tu salud

Glendy Narea
6 min read
6 hábitos dañinos que perjudican tu salud – Bienestar y Salud – WebMediums
Hábitos dañinos que perjudican tu salud

Se dice que un hábito es una práctica regular o diaria que las personas hacen consiente o inconscientemente; es decir, son conductas que forman parte de la cotidianidad de una persona.

Todos tenemos costumbres o estilos de vida que nos gustan, pero que no necesariamente son positivos para nuestro bienestar.

En este sentido, pareciera que todo hace daño, desde la comida que siempre nos gustó, los hábitos que siempre practicamos y hasta la manera en la que nos enseñaron a relacionarnos con los demás.

Sin pensarlo, hay muchas de nuestras actitudes diarias que nos hacen daño, y que debemos evitar para un mejor bienestar. Hoy te quiero enseñar sobre esos hábitos que perjudican nuestra salud física y mental.

Despídete de estos 6 hábitos si quieres mejorar tu estilo de vida

6 hábitos dañinos que perjudican tu salud – Bienestar y Salud – WebMediums
6 hábitos dañinos que perjudican tu vida

Tener buena salud no ocurre por arte de magia. Si bien, hay personas que sin tanto esfuerzo están siempre sanos y fuertes, esto no sucede en todos los casos.

Los desórdenes alimenticios, la vida acelerada y lo más reciente, la pandemia del Covid 19; produjo que muchas personas empeoraran su estilo de vida y por consiguiente, su salud física, emocional y mental.

A continuación conocerás algunos hábitos o estilos de vida que la mayoría de las personas practican, pero que son altamente peligrosos para la salud.

1. Vivir estresado

Muchos estudios revelan que el estrés es un proceso psicológico normal, producido por el organismo humano ante un suceso amenazante o angustiante.

Se dice que no es mortal, pero indudablemente sí es nocivo para la salud, ya que cuando se transforma en excesivo produce problemas emocionales, familiares, déficit de atención, insomnio, falta de apetito, mal humor, caída del cabello, e incluso depresión.

El estrés se puede definir como exceso de presente, es decir, que, en la mayoría de los casos, se da cuando una persona tiene muchas cosas que hacer al mismo tiempo y no avanza con ninguna.

Una estrategia para superarlo y acabar con esta costumbre dañina, es apartarte a un lugar a solas, respirar, ordenarte internamente e ir y ejecutar cada una de las cosas que tienes pendiente.

Las cosas no siempre saldrán como quieres; pero lo importante es hacerlo con amor y pasión.

2. El consumo de comida rápida

Uno de los placeres ya no tan ocultos de las personas, es el consumo de comida rápida y azúcares en exceso. Y aunque el sabor puede resultar agradable al paladar, no lo es para el organismo humano.

La Organización mundial de la salud (OMS), considera que el excesivo consumo de azúcar y comida rápida/procesada, es uno de los principales responsables de la obesidad y diabetes tipo 2 en el mundo; además de problemas dentales, hipertensión e incluso cáncer.

La comida rápida tiene altos contenidos de grasas saturadas, lo que incrementa el nivel de colesterol en los individuos que la consumen y por ende, desencadena problemas cardiovasculares y de obesidad.

Lo más recomendable es preparar los alimentos en casa y así controlar lo que se ingiere, ya sea grasa o azúcar.

3. Llevar una vida sedentaria

Después del tabaquismo, el sedentarismo es la segunda razón de muerte por obesidad en el mundo.

Tener una vida poco activa, desencadena problemas en el sistema musculoesquelético, debilitando y provocando fuertes enfermedades como: artritis y osteoporosis, aparte de obesidad y depresión.

Permanecer sentados o acostados por largos periodos de tiempo (más de 6 horas), ya sea por gusto o por requerimiento laboral, es perjudicial en todos los sentidos.

Se ha demostrado que la constante inactividad reduce significativamente la esperanza de vida y además. No es complicado salir de la inactividad, solo es cuestión de determinación.

Dar un paseo de 20 minutos diarios, bailar dos o tres canciones al día, o simplemente usar las escaleras en lugar del ascensor, son pequeños pasos que producen grandes resultados en la vida del ser humano.

4. Dormir poco y mal

En el proceso de dormir, el cuerpo y la mente se relajan significativamente. La conciencia queda suspendida parcial o totalmente y el trabajo del organismo disminuye también.

Cuando no se descansa el tiempo recomendado (mínimo 8 horas), o se duerme con el televisor y/o la radio encendida, el organismo se afecta gravemente; produciendo alteraciones en la concentración, memoria y estado de ánimo.

No dormir bien es una costumbre muy mala que puede acarrear otros efectos, tales como:

  • Cambios en la temperatura corporal,

  • Aumento de la frecuencia cardíaca

  • Mayor secreción de cortisol (la llamada hormona del estrés)

  • Aumento de los niveles de glucemia, lo que se conoce como azúcar en la sangre.

Mi recomendación es, respetar su sueño y evitar en lo posible alterarlo.

5. Ser solitario

La soledad es buena pero solo unos minutos, para meditar, planificar, encontrarnos con Dios y con nosotros mismos. Cuando esta se hace rutina o parte de la vida de una persona, puede causar daños físicos y emocionales.

Y es que vivir sin compañía produce malos hábitos que afectan el metabolismo, el sistema nervioso y la mente de las personas.

Entretenerse, disfrutar con amigos o familiares, produce felicidad y por ende, bienestar en todos los sentidos. Reír es un hábito muy recomendado para mejorar el estado físico y psicológico; y reír acompañados es mucho mejor.

6. Consumo excesivo de alcohol y cigarrillos

Todo en exceso resulta dañino y muchas personas lo saben.

Un trago en un momento especial o en una celebración no causa gran daño, pero el consumo extremo de bebidas alcohólicas produce grandes afecciones en la salud, mente, familia y hasta en la economía personal y familiar.

Igualmente, el consumo de cigarrillos es una práctica que no genera beneficios de ningún tipo, sino todo lo contrario; desencadena enfermedades respiratorias y pulmonares, que pueden afectar la salud del núcleo familiar y hasta ocasionar la muerte.

Salir de donde se está acostumbrado parece una tarea difícil, pero si hay fuerza de voluntad, decisión y objetivos claros, todo es posible.

Lo ideal es ir cambiando pequeñas cosas todos los días y cuando menos lo esperes, ya habrás transformado significativamente tus rutinas y hábitos. Tu mente y cuerpo te lo agradecerán.

Responses