Liberando esclavos sin grilletes

Liberando esclavos sin grilletes – Jose Miguel Vale – WebMediums
Photo by KlausHausmann on Pixabay

¿Será cabrón el ocambo de mierda éste, que aprovecha porque le fui a dar las pastillas y trata de toquetearme?

Si no fuera porque necesito los singaos quinientos euros, lo dejaría ahora mismo, a ver si no consigue a nadie más que esté al tanto de sus bajones de azúcar y acaba de irse al otro barrio.

Porque hay que ver que una vaca se ha comido la yagua después que me separé de Manu, dando tumbos de un empleo a otro, cada vez peores, como si fuera la descubridora de la isla de los sinvergüenzas, que pagan en negro, a una limosna la hora, queriendo que estés con sus padres por la mitad de la jubilación que tienen, y quedarse con el resto para comprar un metro cuadrado de alegría, un milímetro de despreocupación y unos gramos, aunque fuera eso, de sabiduría a ver que hacer con sus miserables vidas, aburridas y resecas como una vaina de tamarindo.

Que aquí tienes todo, dice el tipo. No hay que pagar alquiler de piso, ni gastos de luz y agua, ni ocuparte siquiera de la comida, que ya te dije que podías comer de lo que hagas para el viejo.

Hombre claro, tuve ganas de decirle. Los presos tampoco pagan esas cosas. Y estoy aquí de lunes a domingo, escuchando a tu padre quejarse de los dolores crónicos, la acidez en el estómago y las hemorroides inflamadas. Lo mismo canta una jota que llama a su madre, el infeliz, sin parar de preguntar que quien soy y gritar que me vaya a freír espárragos.

Aprovechando la media hora que salgo a la farmacia o al mercado para sentarme un rato en el parque y envidiar a los gorriones.

Y hacer otra marca en el calendario, que tantas veces he dicho sería la última, para acabar de solicitar el regreso voluntario, aplazado y vuelto a aplazar, que me de una patada en el culo y me mande de cabeza a aquella otra realidad, de donde tal vez, no debería haber salido.

Porque los sueños son deliciosos cuando estás dormida, y si despiertas aquí en el viejo continente, desvelada por los ronquidos del que parecía más joven en la pantalla de la computadora, más amable y cariñoso, menos tosco y egoísta, y sobretodo, con menos olor en el cuello a aceite rancio de no ducharse. Pero, ¿cómo iba a saberlo a diez mil kilómetros, con los ojos vendados por el deseo de salir huyendo de la escasez que no era miseria, como aprendí luego?

Y ahora sin documentos, el pasaporte caducado y un trabajo más parecido al de los negros del siglo dieciocho, más sola que una cotorra en el desierto de Mojave, añorando el lastre que tiré por la borda para salir volando, con más dudas sin resolver y casi sin leños para avivar el fuego, y entonces me asomo a esta ventana de la habitación, en medio de la noche y le echo la bronca a Olofi, porque a ver por qué carajo me reparte estos caracoles de mierda, para que los juegue.

¡Respóndeme coño! le reprocho a la nada, a las luces amarillas de la calzada, o a las que titilan en el cielo, donde nadie pueda molestarlas.

Y de pronto se hacen más grandes y con más colores cuando pasan por el agua de mis lágrimas, más hermosas y me da rabia.

Entonces me quedo acostada boca arriba en medio de la madrugada, como si fuera un náufrago en una tabla, una gaviota que ha perdido la brújula y no encuentra su playa, una hoguera a la que se acaban los leños y se apaga.

Y parece que me he quedado frita porque me despiertan los lamentos del abuelo que se ha cagado en el pañal y está molesto y aguanto la respiración y lo limpio con agua tibia, le pongo una colonia y sonríe el degenerado con sus ojillos libidinosos, o extraviados quién sabe porque carencias que me importan un carajo, mientras me consuelo pensando que quién sabe si encuentre otro empleo, mejor remunerado, más humano, al menos con una abuela que no sea lesviana, porque no tengo nada contra ellas, pero me gustan los besos con arañazos de barba y amamantar a esos niños eternos, rudos y asustados.

De pronto me pregunto hasta cuándo voy a seguir soñando, esperando que pase algo, que llegue un amante, que tenga documentos y el abuelo no se cague, que pase un cometa repartiendo dulce de guayabas.

¿Hasta cuándo voy a seguir cazando ratitos de semana que me aplaquen el hambre de andar suelta por ahí, descalza, dejando que la lluvia me empape la espalda.

Y comienzan a revolotear tiñosas a mi alrededor, como si supieran que huele a podrido, que algo en mi se muere entre estertores de ansiedad y desespero. Y me veo como una boxeadora, mirando al entrenador para que tire la toalla, a Ochún para que me muestre el camino más corto para salir del juego y acabar de una vez con todo este bagazo de caña, porque no puedo seguir conmigo a cuestas, y todos los problemas.

Entonces me viene la imagen de una mujer fuerte cargando a otra dormida con traje de reina y me quedo lela pensando cuál de las dos soy yo, mientras siento que todo me da vueltas y voy subiendo en un rabo de nube hacia donde me espera la Dona de amarillo con negritos y todo.

A la mañana siguiente desperté en el mismo cuarto frío y solitario, con las mismas quejas del abuelo, las cortinas que dejaban pasar algunos rayos de sol mañanero y una sensación de bienestar y paz interior que eran nuevas en toda mi existencia. Algo rodeaba a los escasos muebles del cuarto, un halo misterioso que les daba vida, el ruido de un tren que pasaba a lo lejos, el contacto de la bata en mi piel, las zapatillas y el creyón de labios.

Ahora cada paso que dan mis piés, cada objeto que tocan mis manos, es un bendito regalo, un ancla que va dejando caer mi barca en la mar del presente, un tesoro de paz que voy acumulando.

+0
Go to the profile of José Miguel Fernández Nápoles

José Miguel Fernández Nápoles

Member since over 2 years

Cubano, emigrante en España, disfrutando de esta parte de mi vida. Compartir es mi camino.

Jose Miguel Vale

Publication start over 2 years

Percibo que soy más que cuerpo físico, mental y emocional. No se quien soy, pero SOY MAS, MUCHO MÁS!!

Responses