Cuidados del recién nacido

Fernando
Fernando
10 min read

¿Cómo son los primeros días del bebé en casa? Los que han tenido hijos saben lo desafiantes que son los primeros días del bebé en casa. Para los padres y madres primerizos, la dificultad aumenta.

Mientras que en el hospital todo parece simple, en casa aparece la ansiedad y las dudas se toman en cuenta.

En sus primeros días de vida, el niño tiene que lidiar con factores que, hasta entonces, no conocía, como la luz fuerte, los sonidos, la variación de temperatura, la humedad.

Cuidados del recién nacido – Mamas y Bebés – WebMediums

Ya que los padres necesitan adaptarse a una nueva rutina totalmente dirigida por el bebé, que no tiene tiempo para nada y que no puede decir lo que quiere, sólo llora.

Pensando en ayudarte en esta misión, a continuación, te damos algunos consejos esenciales en los primeros días del bebé en casa:

Cambios rutinarios de los padres

Prepárese, porque si es usted una persona muy apegada a su rutina, probablemente sentirá mucha dificultad estos primeros días.

El bebé se despertará en cualquier momento y a menudo llorará todo el tiempo, de diferentes maneras, según la necesidad del momento. Y tendrás que estar ahí, presente, y agradecido de poder ayudar a esa personita tan indefensa y tan dependiente de ti.

En los primeros días, encontrar tiempo para cuidarte es un lujo y tu rutina, incluso tu sueño, dependerá del horario de tu hijo. Así que disfrute de cualquier momento de sueño del bebé para descansar o salir y arreglar algunos pendientes de la casa.

Es muy importante en esos primeros días del bebé que el padre esté presente y ayude en todas las tareas de la casa, como limpieza y preparación de las comidas, para que mamá pueda descansar y recuperar las energías.

Control de visitas al recien nacido

Es inevitable que en las primeras semanas los padres reciban algunas visitas de familiares y amigos que quieran ver al pequeño.

Para evitar cualquier situación inconveniente, es importante establecer algunas reglas y hacer que todos respeten el descanso de mamá y del bebé.

Las visitas deben ser rápidas y, si es posible, funcionales, es decir, que la visita pueda ayudar a la pareja de alguna manera, preparando la comida o cuidando los servicios de la casa, por ejemplo.

Si la visita quiere coger al niño en el regazo, pídeles que se laven las manos, porque ese contacto con el bebé puede ser un vector importante de enfermedades contagiosas.

Cuidados del recién nacido – Mamas y Bebés – WebMediums

El baño del recién nacido

Una de las mayores dificultades de los padres en los primeros días de vida de sus bebés es la hora del baño. Muchos recién nacidos no se sienten cómodos a esa hora y terminan enojados y llorando mucho, lo que entorpece el proceso.

Por lo tanto, es importante hacer este momento lo más placentero posible para el niño y, para ello, hay que seguir algunas recomendaciones.

El baño debe darse una vez al día, preferiblemente en el horario más caluroso, entre las 10 y las 12 horas, con agua tibia.

Es importante que el baño se dé antes de la alimentación, para que el niño esté más dispuesto y con la barriguita llena, evitando incomodidades.

Cierre las puertas y ventanas para evitar corrientes de aire, lo que puede hacer que el bebé sienta frío.

Deja separado todo el material que vas a usar para que no tengas que interrumpir el baño para recoger algo que olvidaste. Así, separa las toallas que se utilizarán, el jabón, la ropa, el pañal, la pomada, los aceites y el algodón.

Lactancia del recién nacido

Durante las primeras semanas, el bebé no establece ningún tipo de rutina, así que tendrá hambre de forma irregular a cualquier hora del día.

En general, los intervalos entre las mamadas oscilan entre 1 y 3 horas en los primeros días. Por lo tanto, da el pecho cada vez que el niño lo solicite, incluso al amanecer, por lo demás, es en la madrugada cuando se produce el pico de producción de prolactina y es muy importante amamantar en ese período del día.

Ampliamos totalmente este punto sobre lactancia materna en el siguiente artículo:

Es muy común que los pezones duelen a la hora de darle el pecho al bebé, lo cual es absolutamente normal, ya que el pezón es una región sensible.

Pero es posible hacer este momento más placentero y tranquilo para los dos: no esperes que el niño tenga mucha hambre para que le des el pecho, porque si está hambrienta va a succionar la leche con más fuerza, lo que puede traer mucha incomodidad y dolor, trata de amamantar cada 3 horas como máximo.

Durante la lactancia, el bebé absorberá natural e involuntariamente una buena cantidad de aire, así que es importante recordar colocar al niño para eructar después.

Cabe recordar que, de acuerdo con la OMS (Organización Mundial de la salud), hasta los 5 - 6 meses de edad es importante que el niño se alimente únicamente de leche materna y se recomienda de 8 a 12 mamadas al día.

Atención sanitaria y desarrollo del bebé

Cuida la higiene del ombligo del bebé hasta que se caiga por completo. Esto se puede hacer con el consumo de alcohol un 70% aplicado con ayuda de una varilla de algodón inmediatamente después del baño.

En los primeros meses de su vida, su hijo aún no ha desarrollado su sistema de defensa y, en consecuencia, su organismo sigue siendo frágil y podría ser afectado por enfermedades contagiosas. Por lo tanto, en ese comienzo es bueno evitar el contacto con personas enfermas o con mascotas.

En cuanto al desarrollo, es común que en esos primeros días el bebé pierda un poco de peso y pueda perder hasta el 10% del peso de su nacimiento.

Si estás amamantando correctamente y estás haciendo seguimiento constante con el pediatra, ¡no hay de qué preocuparse! Esa pérdida es natural en esos primeros días de vida.

Es importante llevar a su pequeño a tomar el sol temprano (antes de las 10 de la mañana) o al final de la tarde, entre 10 y 15 minutos cada día. Además, no debe olvidar ponerse al día con la vacunación.

También se aplica la vacuna BCG para la tuberculosis y la primera para la hepatitis B.

Por último, no olvides nunca que es muy importante contar con el apoyo de un pediatra y un obstetra de confianza para que puedan ayudar en todos los momentos de duda ¡que, no lo dudes, serán muchos!

6 preocupaciones que toda madre tiene sobre la salud de un recién nacido

Ser madre o padre primerizo no es fácil. Por mucho que te hayas preparado para la llegada del bebé, la inseguridad es grande y cuidar de ese pequeño ser totalmente dependiente puede parecer una responsabilidad inmensa.

Con cada nuevo desafío, los padres se preguntan si están haciendo lo correcto y pequeños contratiempos, normales de esta etapa.

Cuidados del recién nacido – Mamas y Bebés – WebMediums

Para despejar algunas de las principales dudas que acompañan a la llegada de un hijo, preparamos una guía con las preocupaciones más comunes que toda madre tiene sobre la salud de su recién nacido.

Gemidos y llanto

Uno de los principales motivos de ansiedad de los padres en esa fase (y por un buen tiempo) es el llanto. Los recién nacidos lloran mucho y por muchas razones: hambre, sueño, frío, calor, o sólo la necesidad de sentir a su madre cerca.

Aunque es difícil mantener la calma en esos momentos, es importante que los padres respiren profundamente y lo vean con naturalidad, después de todo, la única manera de que el recién nacido se comunique es a través del llanto.

Si el bebé está alimentado, cambiado y limpio, y aun así sigue llorando, podría estar sufriendo dolor o cólicos. Si el problema persiste, puede ser necesario consultar al pediatra — es el profesional más indicado para despejar todas las dudas de los padres y debe ser accesible en caso de necesidad.

El terror del cólico

Una de las razones del llanto del recién nacido, los cólicos, suelen aparecer por unos meses y se deben a la inmadurez del sistema intestinal del bebé. En algunos casos, la alimentación de la madre también contribuye a este problema.

Si el bebé está agitado, llorando y moviendo las piernas, intente hacer masajes suaves en su barriga o una compresa tibia. Baños, música suave y poca luz también ayudan al bebé a calmarse. Y cuidado: resiste la tentación de probar esa medicina o la receta infalible de la vecina o de su mejor amiga.

¿Qué hay en el pañal?

La cantidad de evacuaciones del bebé puede asustar a los padres de primer viaje, especialmente si está siendo amamantado en el pecho. La leche materna se digiere rápidamente y la caca suele ser más líquida y coloreada ¡eso es perfectamente normal e indica que el bebé está sano!

Regurgitación

Justo después de mamar, es común que los bebés regurgiten un poco, especialmente cuando son colocados para eructar. El sistema digestivo del recién nacido aún no está completamente desarrollado y, por lo tanto, es normal el retorno de un poco de la leche ingerida.

Si el niño está creciendo y engordando, no hay de qué preocuparse. En caso de duda, busque la orientación del pediatra, que puede evaluar el estado general del bebé y ayudar a aliviar la angustia de los padres.

La cabeza del bebé

Los recién nacidos tienen una parte blanda en la cabeza compuesta por una membrana protectora llamada mollera. En algunos momentos, es posible incluso ver el pulso del bebé en la cabeza, lo que indica que el sistema circulatorio está funcionando sin problemas.

Eso es porque los huesos aún no se han unido, pero esa condición desaparece con el tiempo y no debe ser motivo de preocupación para los padres.


El futuro de la salud del recién nacido

No hay ningún padre y madre que no se preocupe por ello: ¿Cómo garantizar la salud de mi hijo durante su crecimiento y durante toda su vida? Es imposible evitar que su hijo se enferme, pero programar visitas regulares al pediatra y cumplir al pie de la letra el calendario de vacunación son actitudes importantes para prevenir enfermedades y ofrecer los mejores tratamientos en caso de problemas de salud.

Los futuros padres también pueden optar por almacenar células madre a partir de la sangre o del tejido del cordón umbilical de su hijo, lo que puede traer más tranquilidad al futuro del bebé y de la familia.

El almacenamiento de las células madre representa más alternativas de tratamiento en un momento de adversidad.

El día a día con el bebé puede y debe ser vivido de forma tranquila y serena.

Las preocupaciones por su salud y su desarrollo son normales; sólo debemos de tener en cuenta los consejos que hemos mencionado y no olvidar que el pediatra es la persona más indicada para despejar todas sus dudas.

Responses